26.1.11

Reciprocidad afectiva/ confianza en el entorno

Enojo.
Salimos a hacer compras, a caminar, a pasear. Lo hacemos con nuestros hijos. Siro de un año y medio y Oli de casi 5.

Cuento algunas anécdotas:
Olivia juega a despegar una pequeña estrellita que está pegada en una vidriera, mientras nosotros miramos lo que allí se ofrece. Una empleada sale del local y me dice que no lo haga, que es parte de la decoración del local. ( lo dice con bastante mala cara). Yo ,que no había visto lo que estaba haciendo, me sonreí. Imaginé la alegría de mi hija ante el hallazgo que acababar de encontrar... un stiker! ;) .De todas formas le expliqué que no debía despegarla. Entramos en el local. Otra empleada la corrió de donde estaba parada porque "era peligroso" ( dijo) se le podía caer encima algo (un maniquí...estante..no me acuerdo). UFF!!! nos fuimos!

En otro lugar. Lo mismo. Que cuidemos a los chicos porque la escalera....

Otro: en una gran zapatillería...que "si no puedo controlar al nene, que cambia las zapatillas de lugar y después no concuerdan con el precio".
Confieso que a esa altura, el empleado y el de seguridad recibieron mi enojo directamente y un sermón de que en la vida te guste o no existen los niños y los viejos, y tienen tanto derecho a moverse libremente como los adultos, paciencia!
En todos los casos, aclaro, que mis hijos se estaban corportando como lo que son. Niños. Pequeños. No estaban enloqueciendo a nadie, ni gritando, ni siquiera corriendo. Aunque también esto es parte del comportamiento de cualqueir chico, no lo estaban haciendo; y yo, detrás de él, acomodaba lo que iba sacando.

Hoy en un local que vende accesorios para baño, a Siro no podía dejarlo un minuto en el suelo sin que esto represente un peligro para él mismo o para alguno de los objetos que allí exibían. Todo estaba suelto. Mal exibido. A la altura de un niño de un año. La vidriera era de simple acceso.
En este local la persona que nos atendió, fué simpática y habló de que un niño inquieto es un chico sano, que hay que alegrarse. Pero de todas formas el sitio era intransitable para una criatura (y una madre).

Y sí. Es verdad. Siro es curioso, explorador, movedizo. Muy inteligente, prueba, toca, hace girar las cosas, intenta moverlas, las tira, las mira desde distintos angulos. TIENE UN AÑO!
Olivia a veces es inquieta. Cuando entro en un probador, ella quiere acompañarme, pero al rato ya está afuera. A veces se tira en el piso de algún local, mientras yo me pruebo algo o estoy hablando con un vendedor. Pero en general es calma y algo tímida.

Fuimos a elegir unos aritos, hebillitas, etc a un local, un día domingo lluvioso en que no había nadie en la calle. Entramos en el local, Olivia y yo. Lo recorrimos y en una canastita pusimos muchas pabaditas, chucherías. Estabamos por pagar, cuando mi hija me quiso mostrar una cajita de sombras para los ojos (de 3 pesos) y al tomarla tocó a la de al lado que resbaló callendo al piso. La empleada de muy mala manera me la tiró en la canastita, ordenándome que debía pagarla, ya que la nena la rompió. Las sombras estaban acomodadas sobre una repisa de no mas de tres dedos de ancho, unas al lado de las otras. Pero lo que realmente me indignó fué la actitud de esta chica, que obviamente no reparó en la mirada de mi hija, y que la trató como si lo hubiese hecho a propósito y por descuidada, y la hizo sonrojar y bajar la cabeza.


Lamentablemente puedo seguir enumerando historias semejantes que estamos viviendo casi a diario.
Me enoja mucho!
El mundo creado por y para adultos exclusivamente.
Les estamos robando a los chicos casi todos los lugares. Y ahora parece que tampoco pueden ir en nuestra compañia, ni a hacer compras!
Vasos y platos a 50 cm del piso en estantes, cables en cualquier lugar, escaleras, estanterias, estructuras mal amuradas, golosinas tentándolos en cualquier caja registradora en la que debemos hacer colas...Y encima, se los trata en todos lados como a un estorbo y se pretende que nosotros, los padres, demostremos que somos buenos padres, porque acotamos cada uno de sus movimientos.
Estoy viendo cómo en la práctica, a muy pocos adultos realmente les gustan los niños. O solo les gustan si parecen muñecos, o pequeños adultitos, si están en una foto o son el destinatario del regalo que compro en su local...ahí sí. Gastar en juguetes y ropa para ellos es muy bueno, pero al local, parece, hay que ir sin niños! Si hasta en un local de ropa de chicos nos pasó, que una mujer se quejó porque Siro desparramó unas hojas en el piso...UNAS HOJAS QUE ESTABAN PARA DIBUJAR EN UNA MESA PEQUEÑITA Y PARA ELLOS!!!

Dice Casilda Rodrigañez en La sexualidad y el funcionamiento de la dominación:

" La confianza en el entorno es requisito del bienestar y es una cualidad innata del ser humano, propia del estado de inocencia y de integridad originales.
Este es un punto muy importante donde se matan las cualidades de la criatura humana; porque cuando pierde la confianza en el entorno, es cuando comienza a contener sus pulsiones, a retraerse y a encogerse, a producir tensiones y rigideces, empezando a perder la transparencia, la fluidez interna y el derramamiento.
La confianza presupone la reciprocidad. Si el deseo de amar y
ser amada es la cualidad básica de la criatura humana, la reciprocidad
es la cualidad de la relación social humana."

"La seguridad física no se consigue vigilando e inhibiendo continuamente
la acción de la criatura, sino manteniendo el respeto, la
reciprocidad afectiva y la confianza de la criatura en el entorno
después de nacer. Como decía Francoise Dolto, la mal llamada
sobreprotección física, hace vulnerables a las criaturas porque impide
y retarda el aprendizaje..."
"...Lo malo es cuando detrás de la protección lo que hay en realidad
es una dominación y una falta de respeto hacia el desarrollo
propio de las criaturas. Hay una relación inmediata entre la presión/
represión que inhibe la acción propia de la criatura (dominación),
y su vulnerabilidad..."

A veces me pasa que me indigno por algo, y la emoción impide que pueda responder o analizar fríamente la razón.
Recién con el paso de los días y dándole vueltas al asunto, llego a entender este sentimiento visceral que me invade. No suelen ser vanalidades ( jejej o por lo menos, no para mi), se trata de ver mas allá de lo que tenemos enfrente. De profundizar un poco mas.
Pero el sentimiento inicial, es bien instintivo y maternal, es esa parte mía la que se está movilizando. Y luego yo busco, indago en el porqué de esta movilización.
me explico? o me enredé?
En definitiva lo que quiero decir es que cuando algo es reiterado y a nosotras las madres nos empieza a joder... es que hay algo importante que tenemos que cuidar y hay algo por modificar! que está bien que le prestemos atención.

Y termino con esto otro de Casilda, que es una genia mirando profundo:

"Las técnicas modernas de represión son en general invisibles y
no dicen lo que prohiben, porque decirlo es dar indicación de su
existencia; hoy lo prohibido se silencia, y así es como deja de existir"



No nos ponen un cartel en la puerta de prohibido entrar con niños, viejos o discapacitados, porque hacerlo sería reconocer su existencia, y reconocer la discriminación.
A donde queremos llegar?

4 comentarios:

Albertina dijo...

Tienes razón, parece que los niños molesten... solo nos queda tener paciencia y esperar que las cosas vayan cambiando con pequeños gestos...

Alitas dijo...

No sólo "molestan", pareciera que debieran ser domesticados! Claro que jugarse por una crianza que acompañe el crecimiento, en donde nosotrxs, los adultos, también crecemos, es una aventura diaria que no admiten cosas llamativas puestas en estantecitos.

Marina dijo...

Es muy triste y pasa continuamente, en mi caso hasta con la "familia". Casilda es lo mas revolucionario que lei (y eso que hasta ahora solo lei el primero), te arranca de la ignorancia sin asco jajaja.
Gracias por pasarte por el blog y por los ánimos!!! Beso grandeee!!

Ale dijo...

Vilma hiciste que recordara cada una de las veces que me he sentido así, indignada y asqueada de este mundo de adultos podridos...
A mi también me sucede que en el momento de la indignación me bloquea el sentimiento visceral, y luego, media hora después me digo a mi misma un discurso que debí haberle recitado al irrespetuoso =/
Una vez nos pasó en una juguetería!! increíble, dónde se ha visto una tienda en donde los clientes no puedan tocar lo que van a comprar?? Sólo si esos clientes no pagan directamente ;/ ...Lo peor de todo es que muchos padres solapan esas faltas de respeto a los niños.
La última vez fuimos a una librería y mis hijos estaban hojeando emocionados un "pop up" de Moby Dick, hasta yo estaba embobada =) y esa aventura fue arruinada por la presencia del librero -cuidado! es un libro delicado! =/ Acaso pensará que mis hijos por ser pequeños no se habían dado ya cuenta ¿? Me molestó tanto! Los niños dejaron el libro en mis manos y ya no se interesaron por seguirlo viendo =(

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails